SIGA O MEU BLOG

segunda-feira, 18 de março de 2013

AMISTAD (Magda Rodriguez Martin)




     Se marchó sin decir nada. Tantos años de secretos, de memorias compartidas, de dulces sueños hablados, de risas que fueron una.
    Había durado años, tiempo y tiempo… desde nuestra pubertad, cuando ambas despertamos a la vida. Luego siguieron las confidencias, los encuentros, las charlas, aquella compenetración única de dos amigas que parecían ser una misma.
    Charlábamos de… cualquier cosa, unas veces entre risas, otras, las lágrimas compartían pañuelo blanco que de una a otra iba como paloma disfrazada de ternura.

     Participábamos de las mismas esperanzas, de sueños, ilusiones, proyectos, momentos únicos; nos acompañaron las cuitas, los dolores y las luchas. Nos consolamos siempre con  la comprensión entre las manos unidas… Pero todo se acabó… un malhadado día…
    De pronto, surgió una nube tormentosa entre nosotras, sin saber por qué, nos miramos con desconfianza mutua… No había razones palpables, ni situaciones ocultas, sólo un malentendido que no comprendimos nunca…
    La amistad hermosa de una larga etapa, desapareció en un soplo como ventolera en una esquina, como espuma de una ola tragada por aguas turbias.
    No quisimos perdonar ni comprender… ni escuchar palabras…,  las dos dejamos que nos separara un  mar inmenso,  turbulento… y un silencio profundo de abismo negro surgió sin prevenirnos…, así se perdió aquella amistad única, se murió entre los brazos exangües de una amortajada existencia que nos separó como el destino implacable separa aquello que envidia.
   Sin embargo, siempre recordaré con cariño nuestra camaradería, jamás olvidaré aquel primer día en que sus ojos  azules me miraron extrañados, confusos, cuando algo inexplicable nos unió con esos lazos que se ajan pero no mueren… los de la amistad, los que siempre perduran.
   Sólo me quedan memorias de un afecto compartido…, algo hermoso que duró… un tiempo…, un día… En silencio,  se perdió entre los recodos de los caminos inciertos, como si sólo fuera una gota de lluvia…
    Se marchó sin decir nada…

(Magda Rodriguez Martin)
magdaroma@hotmail.com

Nenhum comentário: